SÚMATE AL OUTSOURCING,

UNA TENDENCIA ESTRATÉGICA.

Una serpiente de goma para extraer energía del mar

 

 

El mar tiene un nuevo monstruo: una serpiente de 200 metros de largo a la que los científicos han llamado Anaconda y que está... hecha de goma.
Su propósito es convertir la fuerza de las olas en electricidad, y de momento sólo existe en forma de prototipo.
Hace años que la ciencia intenta sacar provecho de la energía maremotriz, producto de las olas y de las mareas.

  


Las olas son producidas por el viento:
cuanto más fuerte es éste y mayor la distancia que recorre, mayores son las olas y más energía transportan.

Pero no es la única fuente de energía que existe en el mar.

La fuerza mareal es generada por los efectos gravitacionales del sol y de la luna, lo que se traduce en lo que popularmente se conoce como subidas y bajadas de la marea.

Estos eventos, por ser totalmente predecibles, permiten que la energía que puede ser extraída en un momento dado puede ser también estimada con precisión.

En base a estos conocimientos y otros más complejos del campo de la hidrodinámica, la empresa británica
Checkmate Seaenergy Ltd. ha desarrollado un prototipo de Anaconda, un tubo de goma que "nada" en la superficie del mar sujeto a un poste clavado en el lecho marino.

Las olas crean unas crestas que viajan por el tubo de goma hasta alcanzar una turbina que genera electricidad.

Según la compañía británica, el prototipo mide sólo ocho metros de largo y ha sido probado con éxito en un tanque de agua específicamente creado para el experimento.

"Hemos visto resultados excelentes en las pruebas y ahora estamos buscando inversores para desarrollar Anaconda y empezar a producir las primeras unidades a tamaño real y probarlos en el océano en los próximos tres años", declaró a la BBC Paul Aston, presidente de Checkmate.

Los inventores del prototipo creen haber superado algunos de los obstáculos que impedían hasta ahora la viabilidad económica de la energía maremotriz:
la resistencia del material en un ambiente muy salino y convulso como el marino. "Anaconda no es mecánico.

Es principalmente de goma, un material natural con una capacidad de recuperación natural.

Tiene muy pocas piezas que haya que mantener", añadió.

En Reino Unido, como en el resto de Europa, la costa oeste cuenta con vientos más fuertes gracias a que éstos atraviesan el Atlántico.

La empresa se ha propuesto colocar en un futuro cientos de Anacondas en las costas del Atlántico y del Pacífico.

Se calcula que 50 Anacondas de tamaño real proporcionarían electricidad a 50.000 hogares.

Queda por estudiar, sin embargo, la viabilidad económica y la eficiencia de la conversión de electricidad.

elmundo.es Madrid

Publicado por INNGENIAR GROUP

 

banners_derecha_07.jpg

Todos los Derechos Reservados - CopyRight 2010